Instalar una Sandwicheria, empezar desde cero


Silvina Cabrera creo “Posta de Juancho”, un emprendimiento ubicado en la ciudad de Monte Cristo, Córdoba (Argentina); que tiene como actividad principal la producción de miga artesanal, con más de treinta variaciones en sabores, en pan negro o blanco (con anexo de empanadas, tartas, picadas, pebetes, pizzas y escabeches).
En esta nota, la emprendedora cuenta como comenzó y se desarrollo su negocio, gracias a su esfuerzo y al aporte de la Fundación e+e. Todo “hecho a pulmón”.
Los inicios
Nace de la necesidad de trabajar y de progresar. Junto a mi esposo somos papás de seis hijos. Un día decidimos empezar nuestro negocio: una fabrica de sándwich. Pero no teníamos nada más que un espacio verde amplio sobre la calle, eso ya era mucho.
A principios del 2006 comenzamos a cavar los cimientos como hormiguitas; en frió o en calor seguíamos igual. Desde la mañana hasta la nochecita: levantábamos paredes, buscamos aberturas iluminadas y llegamos al techo, todo un triunfo…¡¡¡pudimos hacerlo!!! .
Nuestra necesidad de trabajo era “urgente”, demoramos  más de un año en terminar nuestro local anhelado. Hasta pusimos la vereda (que enceramos con color negro dos veces por semana y más no puede brillar), un cantero con flores bonitas, un cartel trabajado y barnizado con el nombre. ¡Ya estaba listo!


Maquinaria
Compramos una máquina manual que parecía de más de cincuenta años y el 29 de junio del 2007 a las 18hs abrimos las puertas de la sandwicheria, con una muy buena aceptación del producto.
¿Por qué ese nombre? 
Posta: desde nuestra historia  en el tiempo de los gauchos, se llamaba posta a un lugar de paso, donde la gente paraba para consumir algo descansaba y seguía su viaje.

Juancho: es el nombre de mi padre querido, en gratitud a el que me dio la posibilidad de tener mi propia  casa.

¡Arrancar el negocio!
Empezamos a trabajar en pleno frío  ¡un verdadero desafío en baja temporada……pero empezamos!.
Dimos a conocer lo que hacíamos, publicamos en radio, en propaganda callejera, en revistas, en diarios locales, así fueron llegando más y más clientes.

Hoy hace más de dos años que estamos trabajando. En este tiempo logramos darnos a conocer, que guste nuestro producto, apostar a la calidad, mejorar continuamente, llegar y esmerarnos en la atención de cada día.
¿Cómo explicar tantas cosas que siente mi corazón?
En Marzo de 2009 Montecristo fue arrasado por un tornado enfurecido que devastó medio pueblo. Mi casa se mantuvo intacta pero perdimos toda la materia prima para nuestra producción, pues la luz estuvo cortada por cuatro días. En ese momento tuvimos que empezar de nuevo.
Y llego la ayuda de Fundación e + e
¿Qué fue para mi quedar seleccionada, entre tantas personas, en la fundación e+e?
Un verdadero privilegio.
Una bendición más.
Una oportunidad.
Fijar mis raíces.
Fortalecerme nuevamente.
Compartir experiencias de otros.
Aprender.
Vencer el miedo a lo desconocido.
SABER QUE LA VIDA DEBE SER UNA CADENA DE FAVORES.

Valorar esta Argentina. Fue la alegría de haber conocido personas tan llenas de amor para dar. Y pensé: Si Argentina necesita nuevos empresarios “Yo quiero ser una de ellos”.
Anhelos de emprendedora
Deseo enormemente que mis hijos amen esta tierra.
Que nunca piensen en irse.
Que la oportunidad no está cruzando la frontera.
Que sepan que a esta Argentina se la construye con manos unidas y esperanza abierta.
Ganar dinero está muy bien pero guardando siempre los valores y recordando que el que es fiel en lo poco es fiel en lo mucho.
Yo quiero llevar la  camiseta de la fundación E+E con orgullo, y quiero también ser una incentivadora de esperanzas.