Archivo de la etiqueta: nima

Conoce la táctica más sencilla, importante y demoledora para rentabilizar tus inversiones en tiempo récord

Lee este interesante texto acerca de Conoce la táctica más sencilla, importante y demoledora para rentabilizar tus inversiones en tiempo récord, escrito por Maestros en Inversiones

Cuando veas los resultados, segura, estarás tan sorprendido como yo lo estuve. El potencial de esta táctica hará que multipliques los resultados de tu inversión de manera exponencial.

La mayoría de las personas tiende a pensar que la mejor inversión es aquella que hace en un inmueble, en un producto financiero, en arte …

Pocas personas se paran a pensar que ellos mismos son su activo más importante. Que lo que inviertan en su conocimiento, en desarrollar su inteligencia financiera, sus actitudes, sus capacidades, hará que el tiempo y esfuerzo invertido lo recuperen con creces.

Comenzar afilando el hacha es una parte importante del proceso de talar un árbol. Tan importante que hará que nuestra efectividad se multiplique exponencial.

Déjame que te cuente una historia:

“Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.

El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque. El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar. En un solo día cortó dieciocho árboles.

– “Te felicito”, le dijo el capataz. Sigue así.

Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano.

A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.

– “Debo estar cansado”, pensó. Y decidió acostarse con la puesta de sol.

Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad.

Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol. Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.

El capataz le preguntó:

– “¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?”.

– “¿Afilar?, no he tenido tiempo para afilar. He estado demasiado ocupado talando árboles.”

El ser humano tiende a querer las cosas YA, ahora mismo. ¿Para qué voy a esperar a mañana? Pocos son los que se atreven a salir de su “zona de confort” y comprometerse a hacer todo lo necesario para conseguir lo que quieren. Nos centramos en el corto plazo, y si puede ser en el cortísimo plazo mejor. Y el corto plazo nos muestra que esta noche hay un partido de fútbol, mañana ponen una buena película en la tele y pasado mañana he quedado con los amigos para salir todo el fin de semana de marcha y arrasar …

Todas las opiniones son válidas y respetables. Si es eso lo que haces es porque, supongo que es lo mejor para ti en ese momento. Si no es así …

Yo te invito a mirar más allá. Te invito a mirar a medio plazo y a largo plazo. ¿Cómo te gustaría que fuese tu vida? ¿Cómo te gustaría que fuese la vida de los que te rodean? ¿Merece la pena, al menos, plantearse los pasos que tienes que dar para conseguir que ese pensamiento se haga realidad?

Ya te adelanto que el camino no es ni será fácil. Te encontrarás miles de piedras que tendrás que apartar y romper, pero ¿sabes qué? ¡ES POSIBLE! (Si TÚ quieres …)

Párate a pensar una cosa. ¿Por qué sólo una mínima parte de la población tiene éxito? ¿Han sido tocados por una varita mágica? ¿Son diferentes a ti?

Que yo sepa, tienen una boca, dos ojos, dos orejas, dos brazos, dos piernas … IGUAL QUE TÚ. Ellos tienen un CEREBRO … IGUAL QUE TÚ. La diferencia está en que ellos tienen su cerebro “programado” para el éxito. Piensan en el éxito, conviven con él, lo ven, lo SIENTEN y hacen todo lo necesario para llegar a su objetivo. Tienen COMPROMISO, FE Y ACTITUD.

Lee la biografía de algunas de las personas que han tenido éxito. Fíjate en su COMPROMISO, en su FE, y en su ACTITUD. Recuerda la vida de Mahatma Gandhi o Martin Luther King, por ejemplo. Investiga su entorno social, mira lo que hicieron contando con todo en contra …

Nosotros no podemos controlar lo que nos sucede, pero sí podemos elegir nuestra forma de actuar ante lo que nos sucede: ACTITUD. La botella medio llena, la botella medio vacía, ¿recuerdas?

Tú tienes el poder de controlar tu , y esta te hace sentir unos determinados sentimientos. Dichos sentimientos te hacen actuar de una determinada manera, y esas acciones hacen que tu vida sea de una manera determinada y concreta …

Otra frase que me encanta y que se le atribuye a Einstein, dice: “No esperes resultados distintos si sigues haciendo lo mismo”.

Invierte en ti, en mejorar, en afilar el hacha antes de comenzar a talar. Fíjate tu objetivo, tu misión y a partir de ella analiza qué necesitas desarrollar para conseguirlo. Sólo de esa manera llegarás a la VISIÓN. Y combinando COMPROMISO, FE Y ACTITUD, si lo ves, lo conseguirás.

Andrés López
Director de MaestrosenInversiones.com

El contenido de esta entrada es gracias al autor de Maestros en Inversiones

http://feedproxy.google.com/~r/MaestrosEnInversiones/~3/w5R-N2a_5EA/

La via rápida

La vía rápida financiera es la vía donde quieres llegar. La generación de ingresos pasivos al 100% donde tus gastos sean una mínima porción de estos ingresos.

La vía rápida no significa hacerse rico rápidamente, de hoy para mañana. Significa construir activos sólidos y variados que te generen ese ingreso.

Piensa en 10, 20 o 50 negocios grandes, pequeños, todos juntos produciendo para darte ese ingreso mensual que te dará la libertad que buscas.

Tipos de organizaciones empresariales

Lee este interesante texto acerca de Tipos de organizaciones empresariales, escrito por Empresas Pymes Blog

Cuando usted decide operar un negocio, lo primero que debe abordar es la forma jurídica que llevará el negocio, existen tres formas típicas que puede escoger a la hora de formalizar su empresa: empresa unipersonal, sociedad o corporación.

Empresa unipersonal

La empresa individual es la forma más simple de operar un negocio. Sólo un propietario es responsable de tomar todas las decisiones empresariales y, por tanto, gana todos los beneficios, pero además de esto asume todos los riesgos y obligaciones.

Entre las ventajas asociadas con la gestión de los negocios unipersonales son: la facilidad por la cual pueda iniciarse y disolver el negocio, y modestos gastos de comienzo.

Existe, sin embargo, una desventaja importante en este tipo de negocios, es decir, una responsabilidad ilimitada. El propietario es personal responsable de todas las deudas y obligaciones contraídas por la empresa. El propietario es, pues, responsable de todos sus bienes personales y de todas las pérdidas que se hayan incurrido en la empresa. La mayoría de las jurisdicciones requieren que las empresas individuales se registren en el departamento del gobierno o en cualquier autoridad competente bajo el nombre comercial que opera.

Sociedad

Una sociedad es una relación entre dos o más personas que ejercen un negocio con el fin de obtener una ganancia. La organización suele ser más compleja que una empresa individual y en esta no existe más de un propietario para participar en las ganancias y / o pérdidas.

Corporación

Una sociedad anónima (también llamada “Compañía” o “Corporación”) es una entidad jurídica que tiene personalidad jurídica propia, y es independiente de sus dueños (los llamados accionistas) y las personas que administran y ejecutan sus asuntos y negocios (llamados directores y funcionarios).

Cada empresa que lleve una jurisdicción de este tipo se compone de: los accionistas, directores y funcionarios. Los accionistas, como su nombre lo indica, son los que tienen las acciones de la corporación. En razón de los votos que, por lo general, son vinculados a las acciones, los accionistas controlan el manejo de la corporación.

Si no existe más de un accionista, esa persona tiene el control absoluto de la corporación. Si la corporación tiene numerosos accionistas, el control de la empresa depende de quién tenga la mayoría de las acciones. Sin embargo, los accionistas no gestionan directa la corporación. Ejercen su influencia con la elección y remoción de los consejeros y la aprobación o desaprobación de las principales decisiones corporativas.

Una de las responsabilidades de los accionistas es elegir a los directores de la corporación, por lo general, sobre una base anual. Los directores no necesitan ser accionistas de la corporación, los directores son responsables de supervisar y administrar los asuntos de la corporación, y la designación de los oficiales, que a su vez son responsables de la gestión diaria de la corporación.

Es importante que gestione de forma primordial la forma jurídica que llevara su negocio, con el único objetivo de poder ejercer sus funciones en el mercado laboral de una forma adecuada.

El contenido de esta entrada es gracias al autor de Empresas Pymes Blog

http://www.empresaspymesblog.com.ar/tipos-de-organizaciones-empresariales/