Archivo de la etiqueta: robert t kiyosaki

GRACIAS AL LIBRO PADRE RICO PADRE POBRE, MI CASA COSTÓ UN 40% MENOS

Share

GRACIAS AL LIBRO PADRE RICO PADRE POBRE, MI CASA COSTÓ UN 40% MENOS

GRACIAS AL LIBRO PADRE RICO PADRE POBRE, MI CASA COSTÓ UN 40% MENOS

Las enseñanzas de Kiyosaki van mucho más allá de un negocio. Se hace más fácil entender su mensaje leyendo varios de sus libros, y aplicando lo aprendido. En cada uno de sus libros da a conocer un poco más de sus técnicas y filosofía, pero para centrarme específicamente en Padre rico padre pobre, las frases que más se repiten son: “inteligencia financiera”, “especialización financiera”, “el cuadrante del flujo del dinero”, “prepararse”, “salir de la carrera de la rata”, “activo y pasivo”, “flujo de efectivo”, “sacar ventajas de las figuras corporativas”, “aprender sobre leyes e impuestos”, etc. Pero una de estas palabras fue la clave para mí.

Recuerdo que lo primero que me produjo el libro Padre rico padre pobre se puede resumir tan solo en una de las palabras del listado que mencioné anteriormente, y es la palabra: “PREPARARSE”, creo que el libro terminó de despertar mi espíritu emprendedor y me dieron ganas de PREPARARME para entrar en acción. Asi que tomé una decisión, comenzar a aplicar los conceptos del libro Padre rico padre pobre a mi vida. Sin excusas.

Recién a sus 37 años Robert T. Kiyosaki construyó su primera empresa fabricando carteras de velcro para surfistas. ¿Qué crees que estuvo haciendo esos 37 años?: PREPARÁNDOSE.

Robert Kiyosaki se ocupó de su negocio (una compañía), luego se centró en los bienes raíces y como a él le gusta decir, “de postre” en las acciones. Pero parte de mi inteligencia financiera es entender que quizás mi negocio, mi centro y “mi postre”, no sean necesariamente los bienes raíces o  los rubros que se mencionan en Padre rico. Aunque igualmente (pensé), me vendría muy bien aplicar parte de lo aprendido a la hora de comprar mi vivienda. Y comencé.


EL COMIENZO

Mientras adquiría conocimientos sobre negocios e inversiones, me fui pagando a mi mismo mes a mes, eliminé los gastos sin sentido y comencé a ahorrar lo que sería la base para adquirir mi hogar.

Aunque no contaba con mucho dinero, comencé a ver precios de propiedades. Cada 15 días miraba una revista de bienes raíces que se distribuía gratis y evaluaba cada tanto si los precios subían o bajaban. Con menos de la mitad del dinero total y cero experiencia en propiedades comencé a consultar a cuanto contacto relacionado con el tema podía conocer, buscaba ventajas para la compra.

Después de algunos meses de búsqueda llegué hasta una inmobiliaria que ofrecía departamentos en un edificio en construcción, lo que se llama entrar “en pozo”, es decir adquirir la propiedad antes de que esté terminada, lo que significaba un 15% menos de su valor y congelar el precio al valor del momento en el que se firmara el acuerdo.

Un familiar tenía un contacto con una persona que podía averiguarme si la empresa que construía el edificio era una empresa seria, si los últimos edificios construidos por esta empresa habían sido entregados en tiempo y forma. Y efectivamente, tanto la inmobiliaria como la constructora habían entregado a la perfección todas las viviendas anteriores, con un poco de retraso en el tiempo de entrega, pero esto no era algo que me preocupara (por el contrario, esto luego me otorgó una gran ventaja que más adelante voy a mencionar).

Hasta aquí la situación sonaba bastante bien, pero seguía sin contar con todo el dinero y si hay algo que nunca me gustó fue pagar intereses. Para mi asombro, aparte del 15% menos, estaba la posibilidad de pagar con un plan de cuotas propio y  sin interés. Las palabras de Kiyosaki me venían a la mente:

 “¿Por qué adquirir inteligencia financiera, o  prepararse?, simplemente para TENER MÁS OPCIONES”.

¿Cómo nadie me había mencionado que existían todas estas opciones y ventajas de pagar en cuotas una propiedad nueva sin interés a un precio congelado mientras yo veía que el valor de los bienes raíces subían claramente?. Comencé a entender un poco más de lo que Robert Kiyosaki hablaba.

Esto se ponía cada vez mejor, pero aun tenía que solucionar bien el tema del dinero o al menos necesitaba conseguir más tiempo, para poder obtenerlo. Pero algo era seguro, tenía que realizar el trato lo antes posible para congelar el precio. Al ver que aun faltaban vender varias unidades en el edificio, pensé que tendrían cierta necesidad de efectivo y de asegurarse las ventas lo antes posible. Este tipo de obras muchas veces se realizan con DOP, es decir, el dinero de otras personas, lo que van recaudando en tiempo real. A mayor entrada de dinero, más se acelera la construcción, a menos entrada de dinero, la velocidad disminuye.


EL TRATO

El contrato era el momento de poner las condiciones, “las palabras se la lleva el viento” dice un dicho, asi que cerraba un trato provechoso allí o no lo podría hacer luego.

Pude llegar a un arreglo bastante provechoso. Entregaría solo una parte de mi dinero, el mínimo posible como entrada, para firmar el contrato, (me aseguré de que el vendedor soltara la cifra mínima para entrar). Con esto congelaba el precio y ya obtenía además del 15% menos, lo que aumentara la propiedad hasta el tiempo de entrega, y yo no tenía apuros. Vaya a saber si por ansiedad de vender o qué, pero creo que el vendedor pensó todo el tiempo lo contrario, que yo estaba apurado para la entrega y en todo momento me aseguraba que sería muy próxima, quizás el pensaba que estaba apurado por mudarme.

Yo no era un experto en construcción ni en propiedades, pero al estar meses antes interrogantendo y observando, me había dado cuenta que era muy probable que no llegaran a entregar en esa fecha y más tratándose de una obra en construcción donde siempre surgen atrasos, aparte también contaba con la información de que esta constructora ya se había retrasado en otras oportunidades.

Por lo tanto, solicité que estuviera por contrato la entrega de la vivienda en la fecha establecida por el vendedor, con tres meses de gracia máximo, y luego, pasada esa fecha, yo recibiría un porcentaje de descuento diario por cada día de atraso. Sin ningún tipo de objeción, el trato marchaba de común acuerdo.

Lo último, el dinero faltante. Tenía dos opciones, cuotas chicas mensuales o cuotas grandes cada unos cuantos meses. Propuse las cuotas grandes porque contaba con la esperanza de tener más tiempo para reunir lo necesario para la cuota 2 de 3. La primera fue al momento de firmar el boleto. Me aseguré que la última cuota fuera la de mayor dinero por dos cosas, la principal era que no tenía ese dinero aun y la otra era que si la obra se retrasaba como pensaba que pasaría, deberían hacerme el descuento correspondiente en concepto del retraso.

Al quedarme con algo de dinero en mano, la segunda cuota no se me hizo tan complicada, pero sabía que la tercera no sería tan fácil.

Pasado el tiempo como era de esperar la obra se retrazó, bastante más de lo pensado, cosa que me hacía muy feliz, contrariamente a muchas de las otras personas que querían mudarse a su departamento lo antes posible. Había personas que habían entregado casi el 90% del valor total y yo apenas el 50%. Desconozco si otros habrán arreglado el pago de un porcentaje diario por el retraso de la obra, pero por mi parte agradecí enormemente varios consejos del Padre Rico y de Robert Kiyosaki.

LA ENTREGA

Al momento de entregarme el departamento, ya contaba con:

15% de descuento inicial por entrar en pozo
+
10% del valor que había aumentado la propiedad
+
15% de descuento por el retraso
——-
40%

Solo terminé abonando el 60% del valor inicial, y esperé en total menos de 2 años. La tercera cuota terminó siendo tan accesible como las otras.

Me sentí muy contento por la ganancia, y por la muy buena primer experiencia en bienes raíces, pero me sentí feliz por  poder aplicar en mi vida lo aprendido del Padre rico y de Robert, y esa experiencia luego pasó a ser un activo intelectual que me quedó para otros negocios.

Espero que esta experiencia, te pueda ser de ayuda a ti también.

Te saluda sinceramente,
Martín Omar

Share


Lees este post gracias a LIBRO PADRE RICO PADRE POBRE
Link: http://www.libropadrericopadrepobre.com/feed/

LA ACTITUD EMPRENDEDORA DEL PADRE RICO

Share

“La mayoría renuncia, solo unos cuantos, como tú, luchan” (Libro Padre Rico Padre Pobre)

“La mayoría renuncia, solo unos cuantos, como tú, luchan” (Libro Padre Rico Padre Pobre)

El padre rico era un emprendedor por excelencia, al tener en claro qué era lo que quería lograr, pudo transmitir sus conocimientos a Robert T. Kiyosaki quien a su vez, también unió lo aprendido con su capacidad para enseñar y favoreció a muchos otros emprendedores.

Los seres humanos no nacemos miembros de la sociedad, sino que “nos hacemos” miembros. Pasamos por un proceso de socialización, y nuestra identidad refleja lo que vamos incorporando. Con la actitud de un emprendedor sucede lo mismo, es una predisposición a actuar que se expresa en conductas, puede que para algunos sea innata, pero muchos adquirieron esta actitud inspirados por otros, o a través de circunstancias de la vida.

A pesar de que Kiyosaki focaliza en que quiere enseñar inteligencia financiera, el libro Padre Rico Padre Pobre es una gran fuente de motivación para emprendedores, todo el tiempo resalta lo necesario que es formarse con una actitud de emprendedor, que es lo que nos impulsa hacia la libertad financiera. Nada detiene a un emprendedor que trabaja en adquirir continuamente nuevos conocimientos.

En todo el libro Padre Rico Padre Pobre encontramos frases tales como:

“Si aprendes las lecciones de la vida, te irá bien. Sino, la vida simplemente continuará empujándote de aquí para allá. Unos cuantos aprenden la lección, y siguen adelante”

 

“La mayoría renuncia, solo unos cuantos, como tú, luchan”

 

“Lo que usted sabe constituye su mayor riqueza. Lo que usted no conoce constituye su riesgo más grande”

 

“La principal diferencia entre una persona rica y una persona pobre es la manera en que manejan el miedo”

 

“Arriesgar la columna de activos demanda mucha actitud. Se necesita estómago, paciencia y una gran actitud respecto del fracaso”

Aprender, no renunciar, adquirir conocimientos, perder miedos, tener paciencia, estómago y actitud, todo esto se une en el corazón de un emprendedor.

Para tener la actitud emprendedora del Padre rico y de Robert Kiyosaki se requiere:

â–ª Tener fe en uno mismo y en el proyecto
â–ª Una buena preparación, espiritual, física, mental y de conocimientos
â–ª Tener un objetivo claro, no desviarse y permanecer en el tiempo
â–ª Hacer, equivocarse, levantarse y seguir
â–ª No tener miedo al fracaso o a la crítica
â–ª Respetar las leyes del dinero
â–ª Tener una velocidad de acción mucho más rápida que la mayoría de las personas
â–ª Estar predispuesto a cambiar, si es necesario para avanzar
â–ª Seguir las huellas de un referente, de un mentor
â–ª Compartir lo aprendido con quienes lo necesiten

Todo emprendedor necesita una cuota de Fe. Si crees que no puedes ser un emprendedor, no podrás serlo. Si crees que puedes sacar un emprendimiento adelante, podrás hacerlo. Así es como funciona.

“Fe es la  certeza de lo que se espera y  la convicción de lo que aun  no se ve”.
(Extraído de la biblia Reina Valera 1960 revisada)

Como emprendedor debes centrarte en encontrar tu meta, una meta que esté alineada contigo, con tus principios, con tus deseos, y cuanto más claro tengas esto en tu mente, te será más fácil encontrar el camino para alcanzar ese objetivo. Todo lo que se interponga no importará, porque tu foco estará puesto en la meta y los pasos para llegar a ella. Pregúntate a ti mismo, ¿a dónde quiero llegar, qué quiero lograr con esto?. Esta decisión tiene que ser un contrato contigo mismo, porque cuando un emprendedor emprende, deja todo de sí mismo para alcanzar el éxito.

Una vez que tengas claras tus metas, puedes buscar a un mentor que te guíe por el camino más sabio y corto, que te motive, pero esto solamente será un paso hacia algo más importante: que aprendas a automotivarte y que tú comiences a guiar a otras personas. Recuerda que lo que la vida te da, tienes que devolverlo, esto a mi manera de ver también es algo que caracteriza a un buen emprendedor, el compartir sus conocimientos. Todos le debemos a alguien más, gran parte de nuestros conocimientos.

“Para ser verdaderamente ricos necesitamos ser capaces de dar, así como de recibir”
(Libro Padre Rico Padre Pobre)

Deja tu comentario, comparte tus opiniones y experiencias!

Te saluda cordialmente,
Martín Omar

Share


Lees este post gracias a LIBRO PADRE RICO PADRE POBRE
Link: http://www.libropadrericopadrepobre.com/feed/

Como salir de la carrera de la rata

Lee este interesante texto acerca de Como salir de la carrera de la rata, escrito por Mujeres Emprendedoras-Como Ganar Dinero

Emprendedora cordobesa: aprende a invertir y a manejar tu dinero, de una manera divertida y sencilla, agenda este evento:
Próximo sábado 17 de Diciembre: Nos reunimos en la ciudad de Córdoba Capital a realizar el Taller “Aprende a Ser Rico” (a la mañana) y a jugar Cashflow (el famoso juego de mesa ideado por Robert Kiyosaki para aprender educacion financiera, a la tarde).

LUGAR: café IL GATTO de Av. Gral Paz 120 (Cordoba) 
HORARIOS:  Taller “Aprende a Ser Rico“:  a las 9:30hs (acreditación 9am)
                      Jugar Cashflow:  a las 15:30hs
COSTO: Solo la consumición del lugar. (Opcional: comprar Libros de Robert T. Kiyosaki)
Por favor confirmar asistencia y horario porque los cupos son limitados.
IMPORTANTE: No se necesitan conocimientos previos, pero si ganas de divertirnos aprendiendo Educación Financiera (traer calculadora).
Fuente e inscripciones: Alejandro Abalos. alejandroabalos@gmail.com. (0351)  155 – 45 – 2991

 

El contenido de esta entrada es gracias al autor de Mujeres Emprendedoras-Como Ganar Dinero

http://mujeresemprendedorascba.blogspot.com/2011/12/como-salir-de-la-carrera-de-la-rata.html

CIMIENTOS PARA UNA INTELIGENCIA FINANCIERA

Share

Libro Padre Rico Padre Pobre: Cimientos para una inteligencia financiera

En el libro padre rico padre pobre, Robert T Kiyosaki nos dice: “Hacen cosas porque la mayoría las hace. Se conforman en lugar de cuestionarse. Muchas veces repiten algo que les fue dicho. Ideas como: “diversificar”, “la casa es un activo”, “tu casa es tu mayor inversión” “busca un trabajo seguro”, “no corras riesgos”

Los seres humanos gastamos gran parte de nuestra energía en REPETIR y REPRODUCIR, somos grandes reproductores de lo que “todos dicen”. En realidad solemos repetir sin darnos cuenta, y creemos que “así es como realmente son las cosas, porque todos dicen lo mismo”.

En el libro padre rico padre pobre, Robert T Kiyosaki nos dice:

“Hacen cosas porque la mayoría las hace. Se conforman en lugar de cuestionarse. Muchas veces repiten algo que les fue dicho. Ideas como: “diversificar”, “la casa es un activo”, “tu casa es tu mayor inversión” “busca un trabajo seguro”, “no corras riesgos”

Sharon Lechter, co-autora del libro Padre Rico Padre Pobre también lo advierte:

“El mundo que nos rodea ha cambiado, pero el consejo NO”.

Según los autores del libro, esta actitud de repetir lo que todos dicen, dista mucho de conducirnos a la inteligencia financiera que la actualidad nos demanda.

Sharon Lechter y Robert Kiyosaki están diciendo que solemos repetir: cómo se trabaja, cómo se educa, cómo se cría a los hijos, cómo se cura… Se trata de un cierto monto de igualdad donde todos terminamos pensando más o menos las mismas cosas. La fórmula de  repetir sin evaluar tiene un nombre académico, se le llama IMAGINACION COMPARTIDA.

“Muchos problemas financieros importantes empiezan cuando seguimos a la multitud…”. (Libro Padre Rico Padre Pobre)

Si tu propósito es aumentar tu inteligencia financiera, o mejorar tu aptitud financiera, será fundamental que comiences a cuestionarte, o reevaluar aquellas cosas que están socialmente arraigadas por “costumbres”.

La idea es reflexionar acerca del conocimiento que tenemos sobre ciertos temas relacionados a los negocios, el dinero, temores, dudas, prejuicios, etc, que no son cosas que simplemente aparece en nuestras cabezas, sino que la mayoría de las veces está poblado de repeticiones que superaron nuestra creatividad.

Será necesario entonces, tomarte un tiempo para reflexionar y prestar atención detenidamente acerca de dónde provienen tus pensamientos, más aun si hay alguno que te esté frenando o te genere un conflicto. Revisa lo instituido. Identifica qué acciones o ideas tienes por pura repetición de lo que te han enseñado. Corrobora si es un pensamiento inculcado o realmente tiene peso en la realidad y en la actualidad. Recuerda que tus pensamientos son el gran punto de partida sobre los que construirás tu inteligencia financiera, y tu vida.

El libro cuenta que en su niñez, Robert le preguntó a su padre rico:

“¿Entonces, cuál es la solución del problema?, y su padre rico le respondió:
Esto (dándole unos golpecitos en la cabeza), lo que tienes entre las orejas”.

Recuerda que serás lo que seas capaz de pensar, por ti mismo. Te animo a que hagas el ejercicio, de empezar a reprogramarte en lo que sea necesario, esta es la base de tu inteligencia financiera.

No dejes de contarme cómo te ha ido, escribe tu experiencia en los comentarios.

Te saluda,
Martín Omar.

Share


Lees este post gracias a LIBRO PADRE RICO PADRE POBRE
Link: http://www.libropadrericopadrepobre.com/feed/