Tener un padre rico o no tenerlo

Las mejores lecciones de la vida no se aprenden en la escuela, esto es innegable. Y que el sistema educativo de este país es como un complot para hacerte perder el dinero y el tiempo de tu inestimable vida también es una verdad como un templo.
Y yo me pregunto: ¿qué costaría tener cada uno de nosotros un mentor que nos guiase para poder aprender las cosas prácticas y efectivas que no nos enseñan en la escuela?
Dedicamos la etapa de enseñanza a aprender montones de datos que… no digo que no estén mal, pero son bastante extras. No nos servirán para la vida real. Mientras que las cosas realmente necesarias para vivir y sobrevivir, las ignoramos por completo.
Una de las asignaturas que no tendría que faltar en el sistema educativo es economía y finanzas. No matemáticas, no. Saber gestionar el dinero que un día tendremos, para que no nos vuele tan rápido de las manos después de sudar tanto para ganarlo.
No nos enseñan qué hacer con él. Lo recibimos, pagamos nuestras deudas y si sobra algo, tomamos una cerveza o vamos a comer una pizza.
Ojalá todos tuviéramos un padre rico, como Kiyosaki. Un segundo padre que nos enseñe todos los trucos para poder gestionar bien el dinero y multiplicarlo.
Quien no conozca a Robert Kiyosaki, se trata de un multimillonario americano que pertenecía a una humilde familia en Hawai. Durante su infancia, el padre de un amigo suyo, lo estuvo aconsejando y aleccionando sobre el mundo del dinero. Por eso dice que tuvo un padre pobre (el suyo) y un padre rico (su mentor). Ahora tiene más de 1.000 propiedades en alquiler, por las que le cae una buena fuente de ingresos pasivos, entre muchísimos más negocios.
Quién no se haya leído el libro “Padre Rico, Padre Pobre” y aún esté virgen sobre libertad financiera, le recomiendo encarecidamente leérselo lo antes posible. Le va a cambiar la vida y su visión sobre el dinero.
En el lateral de este blog, podéis encontrar un link para poder comprarlo.
¡ínimo! Te encantará.

Leiste este post gracias a El viajero financiero
http://viajerofinanciero.blogspot.com/2011/05/tener-un-padre-rico-o-no-tenerlo.html